¡Hola queridos!

Vamos a hacer como que no han pasado meses desde la última publicación que compartí con vosotros.

¿Qué ha sido de mí estos meses por Australia?

 

El caso es que después de hacer la Costa Este de Australia, más conocida como la East Coastsorry por ser pesada con esto pero es que fue una experiencia increíble-, estuve una semana más en Melbourne. Durante esta semana estuve trabajando y de despedidas.

∼ DESPEDIDA DE MELBOURNE

No sólo me despedía de Melbourne, la ciudad que había sido mi casa y mi hogar durante medio año, sino que también tenía que despedirme de personas maravillosasaprovecho para hacer un guiño  al programa de Canal Sur que nos salvó alguna tarde que otra de lluvia en Melbourne-. Las cuales no sabía cuando las volvería a ver y cuando la vida nos volvería a juntar.

Pero así es esto, aquí en Australia la mayoría de la gente está de paso, o está viajando, o se tiene que ir a hacer la farm… da igual el por qué pero debes acostumbrarte a que la gente se vaya o que quizás seas tú el que llegado el momento tendrá que mancharse. Y siento decirte que no es fácil, pero son etapas de la vida. Al final hay que quedarse con lo bueno.

Maravilloso atardecer en Byron Bay

 

Así que déjame darte algunos consejos antes de seguir:

 

  • Si tienes la oportunidad de venir a Australia: VENTE.

No te lo pienses dos veces. Encuentra tu motivo: romper la rutina, aprender inglés, disfrutar de la vida que son dos días, si necesitas un cambio o vivir cosas nuevas… Australia te espera con las puertas abiertas.

 

  • NO vas a perder un año de tu vida.

Aquí vas a hacer Currículum, sí. Puede que no con un trabajo cualificado, pero aprenderás otras muchas cosas. Tendrás un máster en buscarte la vida. Y te aseguro que cuando vuelvas no habrá charlas, cervezas, cafés, ni horas suficientes para explicar lo que has vivido y lo que has aprendido en cuestión de… en mi caso, un año.

 

  • Actitud.

No te olvides de meter esto en la maleta. Las cosas no son tan bonitas como te las pintan antes de llegar. Cuesta encontrar casa y cuesta encontrar trabajo, aunque una vez que tengas ambas cosas lo demás vendrá sólo. Lo bueno es que con poco que trabajes puedes tener dinerito, al menos para vivir. Así que no te agobies.

 

Recuerda: Si encuentras el por qué lo tienes todo, el cómo siempre aparece.

(Creo que ya dejé este vídeo en algún POST, pero es que me gusta tanto que lo dejo para que lo disfrutéis).

Y como ya os conté en otro post, que os dejo el LINK por si hace tiempo que no me leéis o si sois nuevos, tras esta semana en Melbourne me mudé a SYDNEY.

¿Nos ponemos al día?

∼ BIENVENIDA DE SYDNEY ∼

Después de mudarme estuve literalmente 2 meses en SYDNEY, antes de volver a viajar.

 

Y ¿Qué hice durante estos dos meses?

 

Volverme a instalar, lo que significaba nueva escuela, nuevo curso, nuevos compis, buscar casa, buscar trabajo…

Después de estos dos meses: última semana de junio, julio, y parte de agosto me fui a viajar un mes por el Sudeste Asiático. Lo que se resume en Vietnam y Camboya. Fueron 28 días para ser exactos y tuve una escala de 12 horas que me permitió visitar Kuala Lumpur, así que Malasia también tachado de la lista.

Tras este VIAJAZO tocó volverse a instalar. Sí, de nuevo cambio de casa y cambio de trabajo.

¿Lo peor?

Volver a hacer la maleta, y de nuevo echar CV’s, hacer entrevistas, hacer trainings y hacer trails. Sin ver resultados al menos durante las 3 primeras semanas, pero como decía un poco más arriba. PACIENCIA. Y ganas, y esperanza, esfuerzo y pasión.

Que con todo eso y una buena actitud al final T O D O sale. Te lo digo por experiencia, aquí te dejo la prueba:

La felicidad que da firmar un contrato 🙂

Nos leemos pronto.

Estad atentos que se vienen cositas nuevas!!!!

– XOXO. M